¿De qué trata el Focusing?



Espera..., respira...,
te invito a que aquietes tu mente y mires dentro...
Centra tu atención en el cuerpo,
espera un momento 
y mira a ver qué es lo que surge... 
en este momento, ahora, 
sobre “esa preocupación o asunto...”
¿Qué sensación surge? 
Tal vez es una sensación difusa, 
sin forma, difícil de explicar... 
Tal vez es una sensación muy clara...
¿Puedes decir que se trata de una sensación agradable?


Focusing nos invita a escuchar a nuestro cuerpo, a aprender a relacionarnos con él para gestionar nuestras emociones, tanto agradables como desagradables, nuestras preocupaciones, nuestros asuntos pendientes...

Estamos acostumbrados/as a reflexionar, a racionalizar... a pensar en los problemas y darles vueltas y vueltas, sin embargo, así nos alejamos del experienciar, del sentir, del contacto con el cuerpo, de las sensaciones que encierran significados.

Si practicamos la escucha de nuestro cuerpo, aquí y ahora, aprenderemos a ser conscientes de nuestros estados internos sin que estos nos atrapen. Nuestro cuerpo tiene conocimiento de lo que necesitamos, de nuestros valores y creencias, de lo que nos hace daño… Al igual que sabe cuando necesitamos beber agua porque estamos sedientos, también sabe, frente a un problema o asunto, cuál es el siguiente paso que nos conducirá hacia una vida más satisfactoria, te invito a escucharle.


Entradas populares de este blog

Psicólogos Zaragoza

La fantasía sexual de los cuernos