Cómo afrontar una crisis vital

Cómo afrontar una crisis vital
Las crisis vitales son un acontecimiento o una etapa que puede experimentar una persona debido a diversos motivos, son complicadas, pueden implicar conflictos y no son fáciles de asumir.

Estas crisis son una especie de trastorno que está caracterizado por la incapacidad de una persona de afrontar una determinada situación que no se esperaba o que ha surgido, están relacionadas con la inseguridad, los cambios o los peligros.

Son periodos en los que es posible que se tenga que reflexionar o tomar una decisión trascendente y con consecuencias, replantarse aspectos importantes de la vida y evaluar todas las alternativas que se tengan en ese momento.

Durante estas crisis se atraviesa un tiempo de dudas y miedos, estrés y nervios por no saber que es lo que va a ocurrir, por la incertidumbre y el temor que pueda tenerse a lo nuevo.

A lo largo de la vida pueden experimentarse distintas crisis vitales ante un cambio que puede conllevar una serie de exigencias, sentir confusión y vacío interior.

Ante una crisis de este tipo pueden experimentarse diversos efectos emocionales, como angustia o tristeza, y se pueden tomar varios caminos: aceptarla y afrontarla como una nueva oportunidad o bien defenderse ante ella.

Una crisis puede tener lugar en distintas edades y etapas de la vida y afectar a cada persona de una forma diferente. Las crisis pueden ser personales o de pareja, que son bastante frecuentes.

Para una pareja una crisis es un periodo en el cual deben esforzarse y aplicar herramientas emocionales para superarla, en muchos casos tras afrontar la crisis la pareja puede fortalecerse todavía más.

Si en cambio la crisis es personal afecta solamente a uno mismo, pueden ser crisis en relación a la forma de ver la vida o a la vocación, así como a la búsqueda de sentido o tras haber experimentado alguna situación dramática.

Entradas populares de este blog

Psicólogos Zaragoza

La fantasía sexual de los cuernos