La evolución y el borde del abismo

Hablábamos en una entrada previa del problema de por qué persisten trastorno mentales como la esquizofrenia y el autismo cuando, al estar asociados a una menor tasa reproductiva, la selección natural debería ir eliminándolos. Ya decíamos allí que la pregunta puede estar mal planteada y que el asunto es muy controvertido. En esta entrada voy a comentar un concepto del psiquiatra Randolph Nesse que creo que es una manera interesante de enfocar el problema. Lo llama adecuación biológica en “borde de abismo”. Vamos a verlo.

En primer lugar voy a utilizar el concepto de fitness en sentido biológico, algo que podríamos traducir por aptitud, adecuación o eficacia biológica, pero lo dejaré en inglés. Se refiere a la capacidad de un individuo de pasar sus genes a la siguiente generación, a las características que determinan su éxito reproductivo. Bien, a nivel de una población la fitness o aptitud biológica puede tener diversas formas. Un modelo muy estándar es la distribución normal o en curva de Gauss. Imaginemos la conducta de los conejos que se alejan más o menos de su guarida a buscar comida. Los conejos que son más atrevidos y se alejan más tienen más oportunidades de encontrar comida pero también tienen más probabilidades de acabar siendo ellos la comida de un zorro. Por el otro lado, los conejos más cautos, que se alejan menos, correrán menos riesgo depredador pero también tienen menos probabilidad de encontrar comida y mayor de morir de hambre. Además, la conducta más adaptativa dependerá de las condiciones ambientales: si hay mucha comida es mejor ser cauto pero si hay poca comida compensa correr riesgos. El caso es que en este tipo de situaciones la distribución de la fitness tiene una distribución normal, como la de la figura 1.

Los individuos mejor adaptados estarían en el medio, en la línea de puntos, donde todos tendrían buena adaptación y salud, mientras que en la línea continua hay ya muchos individuos en riesgo de depredación o de hambre.

Sin embargo, hay casos en los que la distribución de la fitness puede ser asimétrica. Puede ocurrir que la fitness vaya aumentando en una dirección hasta que llega un momento en el que pasar de cierto punto supone caer al abismo. Imaginad el caso de los caballos de carrera. Estos caballos tienen facilidad para fracturarse la canilla (cannon bone). Los caballos normales no tienen este problema. Pero cuando criamos caballos de carrera vamos seleccionando caballos con huesos cada vez más largos y cada vez más ligeros, con menos peso, lo que les da ventaja en la carrera. Generaciones sucesivas de caballos van siendo cada vez más y más rápidos hasta que llegamos al borde del abismo y acaban siendo vulnerables a las fracturas óseas (parece que esto ocurre una vez de cada 1000 que un caballo inicia una carrera).

Este modelo lo podríamos aplicar a la esquizofrenia de la siguiente manera. Nuestras habilidades lingüísticas y cognitivas supondrían una ventaja evolutiva y habrían sido seleccionadas pero nos harían también vulnerables a trastornos como la esquizofrenia. Hay algunas pruebas de esto. Por ejemplo, las puntuaciones poligénicas de riesgo para esquizofrenia y Trastorno Bipolar predicen creatividad. Hay también datos de que los mismos genes que han llevado al desarrollo del cerebro humano son los que nos predisponen a la esquizofrenia o el autismo. Genes que hicieron aumentar nuestro cerebro parecen predisponer a estas enfermedades.

Si miráis la figura 2 veis la diferente fitness en tres puntos de la curva y podéis observar que la selección natural estabiliza el rasgo no en el punto I, que es el de mayor fitness individual sino en el punto G que es el de mayor fitness para los genes, aunque unos pocos individuos caerán por el abismo.  Un individuo en el pinto I tendrá más descendencia pero la mayoría caerá por el abismo. Un individuo en el punto H tendrá toda la descendencia sana, ninguno caerá por el abismo, pero tendrá menos descendencia. Por ello el punto G es favorecido por la selección natural, porque deja más descendencia final, aunque algunos no tengan buena salud y perezcan. 

Las enfermedades que resulten de una adaptación tipo “borde de abismo” serán altamente heredables, se observarán en un porcentaje pequeño de la población y el riesgo será influenciado por muchos alelos normales (que intervienen en muchas funcione cognitivas e intelectuales normales) y todos tendrían una pequeña influencia en el riesgo de enfermedad. Ahí os dejo la idea y el concepto que creo que son interesantes.

@pitiklinov

Referencia:

Randolph Nesse. Good Reasons for Bad feelings. 
Una adaptación de la parte del libro donde trata esto la teneis en este artículo de Psychology Today




Entradas populares de este blog

La fantasía sexual de los cuernos

Psicólogos Zaragoza